,

6 tareas para el cuidado de tu jardín este invierno

cuidar-jardin-verano

Con la llegada del frío y a la espera de que llegue el invierno, nos acomodamos en el interior de nuestras casas y abandonamos el jardín. Al llegar las bajas temperaturas del invierno, nuestro diseño de jardín necesita reforzar los cuidados y prestar mayor atención a los arboles y plantas para prevenir que sufran daños.

El invierno es perfecto para ponernos al día. La gran mayoría de plantas se encuentran inmersas en un periodo de letargo, con sus ramas desnudas o con escaso movimiento de savia, algo que facilitará mucho algunas de las labores.

Para ayudaros a preparar el jardín para la próxima temporada, a continuación se presenta una lista cuidados a tener en cuenta. ¡Estos pasos ayudarán a proteger nuestras flores y plantas este invierno y prepararlas para florecer nuevamente!

  1. La poda

La poda puede realizarse en otras fechas, pero hacerlo durante el invierno tiene sus ventajas.

Si tienes especies de gran tamaño o de crecimiento excesivo, ahora es la época en la que menos se perjudicarán. Se encuentra menor riesgo de infecciones fúngicas que en otras temporadas estacionales. Además el “sangrado” y la pérdida de reservas será mucho menor o inexistente.

Por otra parte, los árboles frutales exigen un tratamiento especial, ya que hay que procurar no entorpecer su floración.

  1. Plantación a raíz desnuda

Ya que estábamos hablando de árboles frutales… si quieres plantar uno de hoja caduca ahora será un buen momento. Puedes utilizar pies a raíz desnuda, que son más baratos; agarrarán igual si están en parada vegetativa.

No solo vale para los frutales, también para cualquier árbol o arbusto en la misma situación (es un método corriente entre los rosales).

Los arboles de hoja perenne es mejor realizarlo con las raíces protegidas, y es recomendable realizarlo cuando haga menos frio, como en otoño, o finales del invierno.

  1. Mulching o acolchado

Esta técnica es muy importante para proteger el suelo y por lo tanto las raíces de las heladas. Se trata de utilizar restos de materia vegetal (pueden ser hojas, pinaza, paja…), situados a los pies de las especies. En las plantas más sensibles ayudarán a amortiguar la bajada de las temperaturas.

Recomendamos extremar la precaución con las especies más delicadas. Algunas plantas son más susceptibles que otras y es recomendable trasladarlas a un lugar más protegido.

  1. Abonado de fondo

finales del invierno, antes de que las plantas despierten, puedes aprovechar para mejorar el suelo aportando materia orgánica.

Mejorarán enormemente la estructura del terreno, facilitando a la vez la aireación y la hidratación de las raíces. También activarán su vida microbiana, que facilita el aprovechamiento de los nutrientes.

Por precaución, no apliques una cantidad excesiva ni tampoco demasiado cerca de las raíces.

  1. Revisión de las instalaciones de riego

En invierno no es necesario suministrar de agua a nuestras plantas, seguramente tengáis el riego apagado. Es el momento de revisarlo, antes de que lo precisemos de nuevo.

Se debe comprobar que los difusores o aspersores tengan una correcta cobertura.

el aporte de agua a tus plantas apenas es necesario. De la misma forma hay que controlas las líneas de goteo si están en buen funcionamiento. Verifica que no existan fugas en los tubos y de que las electroválvulas abren y cierran perfectamente.

Es recomendable limpiar los filtros y revisar que el programador funciona.

  1. Prevención de plagas

Este año se hallaron muchas zonas con plantas dañadas por los ataques de cochinillas, pulgones, moscas blancas… entre otras. Debemos adoptar ciertas medidas preventivas para reducir el riesgo en un futuro. Existen aceites minerales con acción insecticida, capaces de actuar sobre los huevos, larvas o insectos en hibernación.

Forman una película que asfixia a los parásitos, dificultando la aparición de la plaga en la nueva temporada.